Cómo afecta nuestro cuerpo la posición en la que dormimos

El sueño desempeña un papel fundamental para la salud y el funcionamiento adecuado de todo el cuerpo, porque a través de él takes tiene lugar el proceso de recuperación de los músculos y la mente,para enfrentar un nuevo día lleno de actividad.Un detalle que la mayoría de la gente ignora, y que determina gran parte de la calidad del descanso, es la postura que se adopta para dormir.

Aunque la comodidad es lo más importante para muchos, hay

ciertas posiciones que tienen un impacto negativo en la salud,porque reducen los beneficios de este hábito.Para garantizar una buena calidad de sueño, debe saber cómo afecta cada posición en reposo.

¿Duermes en la posición correcta?Posición del feto

Es uno de los más comunes y se recomienda para personas que sufren de dolor lumbar frecuente.

La curvatura que lleva la espalda en esta posición

ayuda a liberar la tensión de las vértebras lumbares,incluso si la alineación no es 100% adecuada.Aunque puede ser cómodo dormir de lado, debe evitar planchar una pierna y doblar la otra, ya que esto podría tener un efecto negativo en la pelvis.

Hacia un lado, con los brazos hacia afuera

Es una posición que tiene sus ventajas, pero también una desventaja que es importante tener en cuenta.

Por un lado,

ayuda a mejorar los procesos digestivosque se activan durante el sueño, pero por el otro, comprime los nervios de los brazos y los hombros, y termina generando dolor.En su estómago

En varias ocasiones se ha demostrado que la peor posición para descansar es sobre el estómago. En esta posición, la columna vertebral no está alineada y

genera una fuerte presión en el área lumbar,lo que ocasiona dolor de espalda frecuente.Para respirar, también mantenemos el cuello girado durante varias horas y esto cambia la curvatura cervical,

aumenta el riesgo de cervical, tendinitis, dolor en los ligamentos y otros problemas musculoesqueléticos.Vientre hacia arribaLo ideal sería dormir sin una almohada, adoptar la posición correcta; pero en caso de que le resulte inconveniente, es aconsejable elegir uno que permita que el mentón no se acerque demasiado al cofre.

Al apoyar la columna vertebral,

ayuda a prevenir el dolor lumbar;

Sin embargo, también debe recordarse que, para algunos, esta posición implica el riesgo de aumentar el ronquido o la apnea del sueño.Dormir en el lado derechoLa presión generada al dormir en el lado derecho puede promover el ácido estomacal. En este caso, para aquellos que solían dormir en esta posición,

es recomendable moverse en el lado izquierdo, ya que mejora la circulación

y facilita el proceso de eliminación de toxinasLa posición en la que duerme y su impacto en el sistema cerebralUn estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Stony Brook, Nueva York, EE. UU., Ha determinado que dormir de lado, en comparación con dormir boca abajo o boca abajo,

podría ayudar a eliminar más sustancias de desecho efectivas producidas por el cerebro,

durante las horas de descanso.Este importante descubrimiento podría conducir, con el tiempo, a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer o el Parkinson.Para llegar a estas conclusiones, los científicos han inmortalizado el sistema linfático del cerebro de un grupo de roedores, a través del uso de imágenes de resonancia magnética con contraste dinámico.

Este sistema consiste en un proceso complejo que actúa como un motor de limpieza para todas las sustancias de desecho que podrían ser dañinas para la salud del cerebro.

Después de analizar las posiciones de sueño más comunes y compararlas con el funcionamiento efectivo de este sistema de limpieza, podrían determinar que

la posición lateral es la que más favorece estos procesos durante el descanso nocturno.Con respecto a los resultados, Helene Benveniste, directora del estudio, afirma:

Ver También
Trucos para eliminar el moho de la casa Curiosidad Datos Interesantes
7 Remedios caseros para los callos en los pies Belleza
Sencillas para despertar con el vientre plano Buenos Hábitos